Declaración de Consenso de Expertos

sobre la Ciencia relativa al VIH en el contexto del derecho penal

Ante la preocupación por el hecho de que los enjuiciamientos de las personas con el VIH no siempre se realizan siguiendo las mejores pruebas científicas y médicas disponibles, 20 de las principales personas científicas expertas en el VIH del mundo han redactado una Declaración de Consenso de Expertos donde se aborda el uso de la ciencia del VIH en el sistema de justicia penal.

La Declaración de Consenso de Expertos ha sido redactada para ayudar a los expertos científicos a la hora de valorar casos penales concretos y para alentar a los gobiernos y a las personas que trabajan en el sistema de justicia penal a tomar todas las medidas posibles para garantizar que la aplicación del derecho penal en los casos relacionados con el VIH esté basada en una comprensión correcta y completa del conocimiento científico actual.

La Declaración ofrece una opinión experta sobre la dinámica de la transmisión individual del VIH (es decir, la “posibilidad” de transmisión), el impacto a largo plazo de la infección crónica por el VIH (es decir, el “daño” que produce el VIH) y la aplicación del análisis filogenético (es decir, si se puede utilizar o no como “prueba” definitiva de quién infectó a quién). El equipo de científicos realizó un análisis detallado de los datos procedentes de estudios científicos y médicos sobre la transmisión del VIH, la eficacia del tratamiento y las pruebas forenses, y sus conclusiones han sido descritas de forma específica para ser comprendidas mejor en el contexto del derecho penal.

La Declaración se centra en la posibilidad de transmisión del VIH durante actos específicos que se consideran comúnmente en los enjuiciamientos (como serían relaciones sexuales, mordiscos o esputos) a partir de evaluaciones a nivel individual, tal como se aplica en el contexto del derecho penal. La probabilidad de transmisión del VIH en el transcurso de una única relación específica se situó dentro de un continuo de riesgo y se señaló que dicha probabilidad varía en función de una serie de factores interconectados, entre los que estarían la carga viral, el uso del preservativo o la adopción de prácticas sexuales más seguras. La evidencia actual sugiere que la probabilidad de transmisión del VIH durante un único episodio de relación sexual, mordedura o esputo estaría entre muy baja y nula.

Entre las opiniones incluidas en la Declaración por el grupo de personas expertas figuran:

  • La probabilidad de que el VIH se transmita en el transcurso de una única relación sexual vaginal o anal sería de baja a nula (véase más adelante qué factores importantes afectan la posibilidad de transmisión del virus).
  • La probabilidad de que el VIH se transmita en el transcurso de una única relación sexual oral sería de insignificante (en circunstancias muy inusuales y extremas) a nula (véase más adelante qué factores importantes afectan la posibilidad de transmisión del virus).
  • No hay posibilidad de transmisión del VIH durante una única relación sexual vaginal, anal u oral en la que se haya utilizado correctamente un preservativo intacto.
  • No hay posibilidad de transmisión del VIH durante una única relación sexual vaginal, anal u oral cuando la persona con el VIH tiene una carga viral indetectable.
  • La probabilidad de transmisión del VIH durante una única relación sexual vaginal o anal cuando la persona con el VIH tiene una carga viral baja sería de insignificante a nula.
  • No existe la posibilidad de transmisión del VIH a través de la saliva, incluso en el caso de que contenga pequeñas cantidades de sangre.
  • La probabilidad de que el VIH se transmita a través de una mordedura iría de insignificante (en circunstancias muy inusuales y extremas) a nula.
  • El tratamiento antirretroviral de última generación ha mejorado la esperanza de vida de la mayoría de las personas con el VIH que cuentan con acceso al mismo, hasta el punto en que es similar a la de las personas seronegativas, un hecho que convierte a la infección por el VIH en un problema de salud crónico manejable.
  • El análisis filogenético puede ser compatible, pero no puede demostrar de forma concluyente, con la reclamación de que una persona acusada haya infectado por el VIH a la demandante. Sin embargo, es importante señalar que los resultados del análisis filogenético pueden exculpar a una persona acusada si sus resultados descartan que haya sido el origen de la infección por el VIH de la parte demandante.

La Declaración de Consenso de Expertos cuenta con el respaldo de más de 70 científicos destacados de 46 países, además de organismos como la Sociedad Internacional del SIDA (IAS, en sus siglas en inglés), la Asociación Internacional de Proveedores en Atención del SIDA (IAPAC, en sus siglas en inglés) y el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (ONUSIDA), y fue publicada originalmente en la edición de 25 de julio de 2018 del Journal of the International AIDS Society (JIAS), una revista científica revisada por pares.

Puede descargar la Declaración de Consenso de Expertos en español aqui.

Para obtener más información, ver preguntas frecuentes